Sin respuestas
Borja Martín
Desconectado
Registrado: 16/03/2009

Hace entre 2-4 millones de años que existió un cocodrilo en África oriental de un tamaño enorme, capaz incluso de devorar a nuestros ancestros, y que ha sido nombrado como Crocodylus thorbjarnarsoni, en recuerdo a un experto y conservacionista de muchas especies de cocodrilos actuales en peligro de extinción, John Thorbjarnarson, que murió en la India el 14 de Febrero de 2010 de malaria. La longitud del Crocodylus thorbjarnarsoni podría alcanzar los nueve metros, por lo que supera por mucho a los arcosaurios ( viejos ancestros de los actuales cocodrilos y aves) que se conocían hasta la fecha.

El descubrimiento ha sido detallado y publicado en la revista Journal of Vertebrate Paleontology por el paleontólogo Christopher Brochu, profesor asociado en la Universidad de Iowa, los restos se encontraban en un yacimiento en Kenia, pero fueron trasladados al Museo Nacional de Nairobi hace unos tres años, por lo que, en realidad ha sido una reidentificación de restos fósiles. Según Brochu este cocodrilo "pudo haber excedido los 8,3 metros de longitud, cuando el cocodrilo del Nilo más grande conocido medía 6, 4 metros y la mayoría son mucho más pequeños".

 

 

Fósil del cráneo del Crocodylus thorbjarnarsoni

 

 

 

Brochu señala que los restos no están lejos de zonas donde se han encontrado fósiles de homínidos, lejanos parientes humanos, por lo que piensa que el  temible "encuentro" de ambos vecinos del Pleistoceno fue más que probable, concretamente  Christopher Brochu señala que "no hemos encontrado evidencias de esos encuentros, no hay huesos de Homo con mordiscos de estos cocodrilos, pero estos saurios comen todo lo que pueden tragar, y los ancestros humanos de aquel momento no medían ni metro y medio".

No es el primer gran descubrimiento realizado por el profesor Christopher Brochu, ya que hace unos dos años, descubrió otro cocodrilo devorador de homínidos, al que bautizó como Crocodylus anthropophagus.

El descubrimiento del Crocodylus thorbjarnarsoni no es la única "bomba" del Sr. Brochu, ya que afirma que los actuales cocodrilos africanos, son especies más recientes que el Crocodylus thorbjarnarsoni, y no tienen porqué un estrecho parentesco genético.

Podéis ampliar la noticia aquí.

Fuente: elmundo.es