Sin respuestas
Borja Martín
Desconectado
Registrado: 16/03/2009

Científicos de la Universidad Carlos III de Madrid ( UC3M), logran monitorizar a través de una tomografía por emisión de positrones y rayos X (PET/TAC) preclínica, el cerebro de un embrión de pollo. Los resultados, han sido publicados en la revista Current Biology, y demuestran que la actividad cerebral superior comienza a una temprana edad, mucho antes de lo que los expertos creían.

Los investigadores han expuesto a un embrión de pollo, que aún continuaba en su cascarón, a dos sonidos, uno de ellos tiene significado para las aves y el otro aunque es muy similar carace de él. Con el primero de ellos se ha observado una respuesta cerebral de vigilia, mientras que con el segundo el cerebro se mantenía en un estado de sueño. Los resultados obtenidos tendrán implicación en los futuros estudios que se puedan realizar sobre la respuesta embrionaria, tanto en lo relativo a los animales como a los seres humanos, ya que con ellos se demuestra que a una temprana edad los embriones presentan un desarrollo cerebral tal, que son capaces de monitorizar el entorno de la misma forma que lo pueda hacer un ejemplar adulto.

 

 

PET/TAC del embrión de un pollo dentro de su huevo

 

 

Según Manuel Desco, uno de los autores del estudio e investigador en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón y en la UC3M, se ha podido estudiar el proceso con "gran detalle". No obstante, Desco apunta que para llegar al modelo humano queda mucho por hacer en otros mamíferos.

Manuel Desco también señaló que "aún no se sabe con exactitud cuándo comienza el cerebro humano a realizar tareas complejas", y asegura que "el que haya cierta actividad eléctrica cerebral -en el feto- no indica que sea actividad superior". 

La técnología utillizada es pionera en España, siendo una técnica no invasiva con la que se consiguen imágenes en 3D de la función cerebral con una resolución sub-milimétrica.

Juan José Vaquero, otro de los coautores del estudio declaró que "por primera vez hemos diseñado un procedimiento por el cual podemos observar y medir los cambios de actividad cerebral del embrión oscilando entre fases de sueño y vigilia sin interferir con su desarrollo normal".

 

 

Podéis ampliar la noticia aquí y aquí.

Fuentes: agenciasinc.es y cell.com