Sin respuestas
Borja Martín
Desconectado
Registrado: 16/03/2009

Aclaremos el titular... las hembras tienen una ventaja reproductiva frente a los machos, ¿ en qué consiste? pues que alcanzan la madurez sexual al año de edad si nacen a principios de la primavera, mientras que los machos no son capaces de reproducirse con un año de edad, a pesar de nacer también a principios de la primavera.

Científicos de la Universidad de Calgary, en Canadá, liderados por el doctor y profesor en Ciencias Biológicas Robert Barclay, han descubierto que nacen el doble de murciélagos hembras que de machos, en los años en los que la primavera comienza de manera anticipada. Cuando los nacimientos de los murciélagos se produce a comienzos de la primavera, la probabilidad de que las hembras sobrevivan es mayor, reproduciéndose un año más tarde, en comparación las murciélagos que nacen más tarde. Este estudio ha sido publicado en PLoS ONE.

Explicitamente el Doctor Barclay ha manifestado:

1.- "Las hembras que nacen a principios de la primavera son capaces de reproducirse con un año de edad, mientras que los machos de la misma edad no pueden"

2.- "Por lo tanto, la selección natural ha favorecido los mecanismos internos que se traducen en una proporción de sexos sesgada, ya que las madres que producen hembras dejan más descendencia en la siguiente generación, que las madres que producen machos".

3.- "Algunos mamíferos y aves tienen la capacidad de ajustar la proporción de sexos de sus hijos"

4.- "Esta proporción también varía en los seres humanos"

 

 

Murciélago moreno, ( Eptesicus fuscus).

Imagen tomada de www.calgarywildlifecontrol.ca

 

 

 

Parece clara una conclusión, que la proporción de sexos no solo varía dependiendo directamente de las características de la primavera, sino que también la localización geográfica de los progenitores incide indirectamente en ello, ya que según donde se encuentren, la longitud de la primavera variará de un sitio a otro.

Los estudios se centraron en el largo plazo, sobre la especie insectívora Eptesicus fuscus. En esta especie, las madres seleccionan a los embriones según su sexo, por el cual se otorga mayor preferencia a los femeninos frente  a los masculinos. Los embriones machos no escogidos son reabsorbidos por sus madres durante el embarazo.

 

Podéis ampliar la noticia aquí.

Fuente: ecoticias.com y calgarywildlifecontrol.ca