Sin respuestas
Borja Martín
Desconectado
Registrado: 16/03/2009

Según un estudio realizado por el CSIC, las gaviotas patiamarillas ( Larus michahellis)  son capaces de anticiparse al momento en el que los desechos de los barcos pesqueros, y así maximizar los recursos energéticos. Esta es a la conclusión a la que se llegado tras una investigación realizada por el Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC), en colaboración con científicos de la Universidad de Barcelona, y  centrado en el delta del Ebro. Los resultados que han sido publicados en la revista Ecography, revelan que dado el carácter oportunista de estas aves, la densidad de arrastreros en el mar y la hora del día, son los factores que mejor que más determinan su distribución.

Los científicos han realizado estudios comparativos de la distribución de las gaviotas en el mar en relación con la distribución de la flota pesquera y la hora del día. Se ha podido demostrar que el pico de actividad de las gaviotas en el mar, se produce en los momentos previos en los que los barcos realizan sus descartes de pescado, en los cuales se las puede observar "acechando". Por la mañana, sin embargo, cuando menores son las probabilidades de encontrar alimento por esta vía, al actividad es mucho menor entre las patiamarillas, ahorrando energía en una búsqueda que es poco eficiente.

 

 

Imagen de archivo

 

 

 

 

En resumidas cuentas, las gaviotas patiamarillas saben cuándo y dónde ir a por comida, maximizando su energía, sobretodo en periodo de cría.

"Hemos constatado una mayor densidad de gaviotas en el delta del Ebro y un solapamiento entre las gaviotas y los barcos de arrastre. De algún modo, las gaviotas son capaces de anticipar el suministro de recursos" afirma David Vieites, del MNCN, que señala: "Nuestros resultados tienen implicaciones en la dinámica de la población y en la distribución de la especie debido a su fuerte dependencia de la flota de arrastre. Es previsible que si se producen cambios en las pesquerías, las poblaciones de gaviotas podrían sufrir cambios dramáticos".

Se piensa que las aves marinas pueden llegar a aprovechar alrededor del 80% de los desechos pesqueros, y  en la actualidad, se está produciendo una reducción paulatina del volumen de descartes, por lo que es todo una incógnita el saber cómo va a afectar esto tanto a las aves marinas como al entorno ambiental costero en general.

Os pongo un enlace a una recopilación de momenos vividos en el puerto de la Caleta de Vélez ( Málaga).

 

Podéis ampliar la noticia aquí.

Fuente: agenciasinc.es