Sin respuestas
Borja Martín
Desconectado
Registrado: 16/03/2009

Un equipo de 80 científicos de ocho países diferentes han logrado secuenciar por primera vez el genoma de la mariposa del cartero ( Heliconius melpomene). Los resultados, publicados en la revista Nature, demuestran que el cruce entre diferentes especies de lepidópteros facilita el intercambio de colores, fundamental en el perfeccionamiento del mimetismo.

El estudio ha revelado que hay mariposas que en ocasiones prefieren cruzarse con miembros de otras especies, por ejemplo ( Heliconius timareta x Heliconius elevatus), ya que con ello consiguen intercambiar patrones de diseño de los colores de sus alas, mejorando así la habilidad para asemejarse al entorno. El fenómeno de la hibridación ( cruce entre especies diferentes) no es demasiado raro en la naturaleza, de hecho es un buen mecanismo adaptativo que facilita la supervivencia, sobre todo entre los insectos.

 

 

Heliconius melpomene. Imagen de archivo.

 

 

 

Los científicos piensan que el camino más corto a una mejor adaptación al medio puede ser la hibridación, en vez de la evolución. “A la especie le sale más a cuenta hibridarse con otras para conseguir patrones de colores, que tener que evolucionar desde cero”, aclaró Kanchon Dasmahapatra científico del University College de Londres ( Reino Unido).

Los investigadores eligieron a la Heliconius melpomene para sus estudios, en primer lugar porque el genoma es de menor tamaño en comparación con otras mariposas y porque pertenece un género compuesto por unas 43 especies conocidas, por lo que se las puede emparentar más fácilmente. 

Los científicos creen que las especies Heliconius melpomene, Heliconius timareta y Heliconius elevatus son muy cercanas genéticamente hablando, y que la hibridación entre ellas se debe dar con relativa facilidad. En la naturaleza de los ejemplares recolectados, entre uno de cada mil y uno de cada diez mil, son híbridos.

 

Podéis ampliar la noticia aquí.

Fuente: agenciasinc.es